Entrevista a Jesús Candelas

Entrevista a Jesús Candelas

Jesús Candelas es el entrenador español de fútbol sala más laureado de España a nivel de clubes. Ha dirigido durante 20 temporadas a equipos en División de Honor (Algón, Mejorada, Caja Segovia, Inter), liderando a Interviú Boomerang en la primera década del siglo XXI en las que consiguió numerosas LNFS, Copas, Supercopas, Copa Intercontinental y UEFA Futsal Cup.

 

¿Qué te caracteriza? ¿Quién es Jesús Candelas?

En mi blog se puede ver un artículo Así soy que intenta definirme… como resumen comentaría que soy uno más entre los 7400 millones de personas que habitan en este planeta llamado Tierra, qué nací un mes de octubre en una localidad de Madrid con nombre curioso –Colonia Fin de Semana-, cerca de Ciudad Pegaso espacio donde posteriormente viví toda mi infancia y adolescencia, un barrio edificado en su momento para los trabajadores de la Empresa Nacional de Autocamiones SA (ENASA – Pegaso).De esto debe hacer ya mucho tiempo porque con demasiada frecuencia, cuando paso por allí con alguna intención de ir al centro comercial Plenilunio, uso esa expresión de “antes aquí había un descampado”.Allí tengo una parte de mi corazón porque está parte de mi familia y amigos. Y muchos recuerdos.Ahora mi hogar está en Madrid.

Soy consciente de tener buena suerte por haber conocido a dos seres, a los que les doy las gracias por sus enseñanzas, que forman parte de mi esencia personal: mis hijos David y Pablo.

 

Por vocación me interesan las personas y quizás por eso siempre soñé con ser maestro; a los que les profeso un gran respeto y admiración. En general me encanta todo lo que tiene que ver con el deporte y estar vivo, motivo por lo cual estudié en la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte (INEF) de Madrid.

Dedico mucho de mi tiempo a leer lo psicofisiológico (aprender a conectar el pensamiento con los procesos fisiológicos es algo que debería formar parte de nuestro consciente) y la psicología cognitiva (los mecanismos básicos y profundos por los que se elabora el conocimiento, desde la percepción, la memoria y el aprendizaje, hasta la formación de conceptos y razonamiento lógico). Mi interés en lo anterior se centra en tres aspectos: la aplicación de la inteligencia emocional en la realidad del entrenamiento y la competición, en estudiar por qué y cómo los jugadores toman las mejores decisiones cuando actúan bajo presión y en todo lo que tenga que ver con el aprendizaje.

Elegir asumiendo las responsabilidades que el vivir coloca frente a cada uno me llevó por otros caminos: empecé a trabajar desde muy joven en ENASA – Pegaso/ ahora Iveco donde he sido responsable de Works Analisis, RNP, Logística, Ingeniería de Instalaciones y equipos y ahora P&Q Tecnología, paralelamente he ido formándome en Ciencias empresariales en ICADE y en otros centros de formación nacionales e internacionales, … además de compatibilizarlo con mi pasión de entrenar (desde hace bastante tiempo he estado disfrutando como entrenador en algunos equipos de la LNFS en España y otros fuera de nuestro país).

 

Me gusta gastar mi tiempo, porque vivir es consumir tiempo, eligiendo aquello con lo que más disfruto: mi familia y mis amigos. También en mi trabajo (laboral y profesional) con mis aficiones de escribir, la lectura y el deporte. Y cuando me organizo: música, cine, teatro y viajar.

Me apasiona soñar y soñar despierto; traer futuro al presente es empezar a hacerlo realidad.

Lo cierto es que sigo Aprendiendo a…….SER UNO MISMO!!!

 

Con apenas 30 años ya estabas sentado en un banquillo en División de Honor… ¿Cómo llegaste hasta ahí? ¿Qué te atrajo del fútbol sala? ¿Qué soñabas cuando empezaste?

Me gusta comentar para quien no me conozca, que comencé siendo un entrenador de “patio de colegio”. Era muy joven y quería ayudar a mi entrenador de fútbol, que era profesor de Educación Física de un colegio y le gustaba que sus alumnos practicasen el fútbol sala. Como eran muchos, necesitaba voluntarios entre los jugadores del equipo que hiciesen de entrenadores de los niños.

Así, con toda la osadía del mundo, sin saber muy bien por qué y sin tener la más mínima formación como entrenador me encaré a un grupo de niños y empecé a preocuparme por enseñarles lo que por entonces entendía por jugar a fútbol sala. Siempre que he podido compartir ese tiempo de enseñanza, no de guardería infantil lo he defendido como una de las responsabilidades más importante de las competencias de un entrenador.

Lo cito, porque muchos habréis visto al igual que yo, multitud de talentos que se han ido quedando en el camino porque su formación no fue la adecuada, muchos talentos. Padres, entrenadores, directivos, periodistas,…, son de alguna forma responsables directos de esa deformación, aunque haya diferentes grados de intervención.

 

Lo cierto es que nunca imaginé llegar hasta donde lo he hecho, cuando en la temporada 1986-1987 comencé con mi primer equipo federativo el Marsanz F.S. División de Honor, como preparador físico del 1º equipo compatibilizando también como Entrenador del 2º equipo (Filial). Y ahora, ¿Qué? – me pregunté, y es que he  aprendido que a los sueños es conveniente no ponerles límites. ¿Por qué? Entrenar es luchar por no perder esa pasión que te hizo empezar a dirigir tus primeros entrenamientos y partidos de los niños de los APA del colegio Ciudad Pegaso.

 

Al echar la vista atrás, además del orgullo de ver todos los jugadores y entrenadores a los que has podido ayudar a desarrollarse, notarás una evolución en ti como persona y entrenador. ¿Qué va cambiando en un entrenador con los años? ¿Cuáles son los mayores aprendizajes que has tenido? ¿Qué consejos les das a los entrenadores que están empezando? ¿De qué te sientes más orgulloso?

Es evidente, sin la riqueza de la diversidad y la mejora continua de la formación, apoyada en nuevas herramientas de apoyo, es más complicado tu desarrollo de entrenador. No lo sé, durante bastante tiempo creía que mi trabajo no era ser el mejor entrenador, sino hacer el mejor equipo. Las conductas, comportamientos y actitudes de los entrenadores deben ser analizados dentro del día a día, y durante una temporada.

La auténtica enseñanza-aprendizaje busca el significado y el sentido de los hechos y las ideas. Lo contrario es domesticar. Dirigir las sesiones de entrenamiento, enseñar conocimientos, conceptos e ideas, crear un clima positivo, tomar decisiones correctas en los momentos adecuados, crear normas y liderar a un equipo de grandes competidores son funciones fundamentales de un entrenador. Ahora gestionar dentro de un grupo de personas altamente competitivas y capacitadas, te enseña que el mayor aprendizaje es aceptar que todas estas tareas se mueven en un margen de aciertos o errores, no de puntos débiles o fuertes.

 

A los jóvenes entrenadores les comento que la formación del entrenador no termina nunca, mientras estén en activo, deben continuar mejorando sus conocimientos en los planos bioenergético (preparación física), biorrelacional (preparación táctica), biomecánico (preparación técnica) o psicológico, además del metodológico y dirección de equipo. La etapa de formación determinará cualitativa y cuantitativamente el nivel de aprovechamiento.Ser entrenador te exige preparación, estudio, desarrollo de habilidades, excelencia en los logros, mucha modestia e inspirar confianza.

Con respecto a los entrenadores que comienzan su carrera como técnicos en la base, decirles que educar, como sanar, es un arte complejo y que requiere unas habilidades intuitivas y humanas especiales, por ello se debe buscar un perfil de personas cercanas a dichas edades e inculcarles motivaciones básicas dirigidas a:

  • Formar el jugador enseñándole los fundamentos del juego y no los rudimentos, (correr, chutar a gol, hacer faltas…).
  • Construir el luchador, queremos gente que disfrute de luchar, sin miedos.
  • Educar en aceptar las normas colectivas, nos están invadiendo las mentalidades individualistas, muchas veces protegidas y estimuladas por los propios “entrenadores”.
  • Enseñarles a ser capaces de controlar sus emociones y aceptar los resultados de la competición.
  • Saber dotar de intenciones tácticas al grupo, iniciarles en la búsqueda de soluciones colectivas.
  • Formar esquemas de decisión, facilitando a dichos educadores cuadernos de ejercicios apropiados a la edad.
  • Irles educando en la explicación del juego y la comprensión de la táctica colectiva.

Por tanto no todo el mundo sirve para dirigir en esas edades, hay que hacer un proceso de selección y SIMPLIFICAR la obtención del título de primer grado.

 

Para contestar de lo que siento más orgulloso, tomaré prestado la frase de Simon Sineck que nos decía que la vida es bella no por las cosas que vemos o hacemos. La vida es bella por las personas que conocemos también creo lo mismo en el deporte. Mis mejores recuerdos ha sido conocer tantos grandes jugadores y excelentes personas que me hicieron mejorar como persona, deportista y profesional del deporte.

 

En tu carrera fuiste,paso a paso, entrenando en clubes con mayores presupuestos y con ello mayores expectativas del club, jugadores, afición, prensa… recibiendo numerosos galardones individuales, entre los que destaca la Medalla de bronce de la Real Orden del Mérito Deportivo ¿Cómo te adaptas a estas circunstancias? ¿Qué haces para manejar esta presión? ¿Cuál es el lenguaje interno de un entrenador de élite? ¿Qué representa para ti esta Medalla?

Me gusta comentar a mis amigos que soy un eterno insatisfecho, tal vez por ello, la busca por la excelencia debe hacerme intentar superarme. Ahora bien, se debe alcanzar niveles de excelencia en sus respectivos campos de responsabilidad, a nivel personal, deportivo y profesional.

Pessoa decía pon todo lo que eres en lo mínimo que hagas. Nos hemos olvidado que a la excelencia se llega desde el esfuerzo repetido. La excelencia necesita de la “práctica profunda” y que está caracterizada por la intención (actitud durante el entrenamiento y propósito) con la particularidad que sólo hay un camino que lleva a la excelencia y ese pasa por tres fundamentos: disciplina, humildad y voluntad. Por tanto que mejor forma de entender la EXCELENCIA: dar lo mejor de ti y estar dispuesto a aprender de todo aquello que todavía no eres.

 

Ahora, mientras contesto a estas preguntas, mi mente está en un diálogo interno encargado de traducir mi pensamiento en un lenguaje de palabras. Quizás esta conversación interior, con nosotros mismos, sea la más importante de todas, y con frecuencia la descuidamos. Al responder las preguntas he intentado mejorar este sistema emoción-pensamiento-expectativa-acción que se auto-alimenta en sí mismo, utilizando la técnica del contraste, desafiando las creencias deshabilitadoras y buscando estar presente y pasar a la acción.

 

Con respecto a la medalla, en nuestro deporte, la falta de reconocimiento de la figura profesional del formador perjudica el hecho de que haya expertos formadores y esta medalla representa el trabajo de muchos entrenadores. Como dijo Hegel la locomotora que nos transportó desde la sociedad prehistórica tribal, por la esclavitud, hasta la democracia es la lucha por el reconocimiento.

 

Durante 10 temporadas lideraste a Boomerang Interviú, consiguiendo más de 20 títulos oficiales. ¿Cuál fue la clave de aquel equipo? ¿Qué aspectos mimabas más para seguir siendo un equipo campeón? ¿Cuáles eran los mensajes que más repetías en el vestuario?

Desde hace tiempo, la calidad individual de los jugadores, la preparación física, técnica y táctica, además de los medios de trabajo son muy parejos. Por tanto debíamos convencernos en la capacidad de trabajar y competir en equipo, ello potencia el rendimiento colectivo, sin olvidar dos elementos diferenciadores en la calidad de los entrenamientos: concentración e intensidad. Es obvio que la clave fue que para sacar el máximo rendimiento de un grupo humano, con costumbres, valores, creencias y culturas diferentes, debíamos tener en cuenta los aspectos emocionales de los individuos que lo formaban y del propio grupo.

El aspecto que más mimábamos era conseguir que el jugador aprendiera los conceptos y averiguase las soluciones sin decírselo de una forma directa, sino que los hiciésemos llegar a través de actividades, ejercicios o prácticas del entrenamiento. Y el cómo evaluar los errores y triunfos fueron también elementos imprescindibles para conseguir el máximo rendimiento.

 

Al conocimiento del juego solamente se llega por dos caminos, el de la experiencia o el estudio. Lo que hacemos muchas veces nos enseña a hacerlo mejor. Lo mismo que aprendemos a dominar el balón jugando con el balón aprendemos a jugar los partidos jugando muchos partidos. A esa forma de aprendizaje lo llamamos experiencia. Y el que aprende por experiencia a hacer una cosa, ni la entiende, ni puede explicársela a los demás, lo único que puede es enseñar lo que él hace.

Para mí, hay dos cosas importantes en mi trabajo y que recuerdo a los jugadores: una, lograr que los jugadores jueguen de manera natural, sin pensar demasiado, como un equipo. La segunda, que el jugador aprenda a asumir la responsabilidad. El entrenador no es un jugador de ajedrez, nosotros no tenemos piezas sino personas y tenemos que conseguir que todos veamos el juego de la misma manera. Buscábamos jugadores que pudiesen jugar en varios puestos. Eso daba versatilidad y reducía el riesgo cuando hay lesiones. Después, los sistemas cambian. Trabajábamos lo que más favorecía al talento de los jugadores, siempre que ellos defiendan con la mayor intensidad y concentración y no fuesen egoístas en ataque.

La decisión entraña una gran dificultad, y tener la cintura intelectual para renunciar a determinadas creencias técnicas por no tener los jugadores para llevarlas a buen fin. Dejar jugar a los jugadores, darles libertad de pensamiento, permitir su mejora individual y, además ensamblar sus talentos, es un ejercicio que requiere una preparación especial, no tanta en lo técnico como en lo psicológico.

 

Después de más de 25 años estrechamente ligados al fútbol sala en España, en el año 2012 (hasta 2016) trabajaste como Director Técnico y Seleccionador de Irán. ¿Qué querían conseguir con tu ayuda? ¿Qué te llamó la atención para embarcarte en este bonito proyecto? ¿Cómo definirías estos años?

Emprender un camino siempre es costoso, está lleno de dudas e interrogantes pero también puede ser un reto apasionante, hay que probarlo….., tal vez, tuve una intoxicación con la creencia el éxito en la vida no se mide por lo que has logrado, sino por los obstáculos que has tenido que enfrentar en el camino. Y aún estoy con un atasco de obstáculos por resolver, jajaja…

Siempre he pensado que un objetivo no es lo que decides hacer, es aquello a lo que dedicas tiempo.

Las personas cuando no tenemos mapas, ni brújulas, ni puntos de apoyo o referencia, andamos en círculo y acabamos siempre donde empezamos. Cuando llegué consideré que lo más importante era poder comunicarme y a partir de ese momento fuera prejuicios o meter a todo el mundo en un mismo saco, abrir la mente, mezclarme con la gente, leer mucho sobre el país para comprender su historia antigua y reciente, improvisar, improvisar e improvisar y fiarse únicamente del instinto y las buenas personas. Pero sobre todo, no tener miedo. Porque Irán (y el mundo en general) es mucho menos peligroso de lo que nos cuentan… relacionarte con las gentes de aquí, es lo que facilitó mi conocimiento práctico y de adaptación.

 

Mi relación profesional con la Federación Iraní empezó con la responsabilidad de la Dirección técnica de las selecciones, pero después del Mundial de Tailandia entendieron la necesidad de hacer cambios ante el resultado de la selección. Tenían expectativas mayores. En ese tiempo actuaba como asesor o consultor del seleccionador y aplicaba entrenamientos relacionados con criterios de juego que debían ser parte del modelo de juego de la selección. No obstante tuvimos varios obstáculos dentro de la planificación, estaba condicionado con el tema del bloqueo internacional y como consecuencia el aspecto económico, uno de los más importantes es que no pudimos jugar amistosos antes del Mundial, y conocer aquellos aspectos que podíamos mejorar o ver como se aplicaba el trabajo de los entrenamientos a la competición.

Los planes lo aguantan todo pero solo lo que haces es el indicador del camino que estás tomandoCuanto más sabes quién eres y qué quieres menos te afectan las cosas, pero normalmente uno no sabrá quién es ni qué quiere a menos que se ponga a andar y experimentar. El aprendizaje proviene de la experiencia, todo lo demás es información.

Es destacable la cantidad de deportes que se practican en Irán, tanto tradicionales como modernos. Me sorprendió que Irán sea la cuna del polo, la lucha libre ha sido tradicionalmente considerada como el deporte nacional de Irán, sin embargo hoy en día, el deporte más popular en Irán es el fútbol.

Con respecto al futbol sala existe una gran cantidad de participantes en todas las categorías, el problema es su estructura amateur en todos sus niveles: organizativos, federativos o formativos. El motivo es  por los problemas económicos de las sanciones comerciales. Otra cuestión es el nivel femenino donde las mujeres están consiguiendo grandes esfuerzos por ser respetadas y consideradas dentro de este tejido cultural del país, eso sí, “vestidas de forma apropiada islámica”.

 

El rendimiento no es tan solo ser eficiente, también es la habilidad de HACER cuando el entorno no es el más favorable como es mi caso, además el resultado final no depende exclusivamente de las capacidades del equipo.

He intentado llevar esta máxima de convertir: 1º Objetivo en una Misión, 2º Equipo en una Familia y 3º Proyecto en una Historia (asumiendo que el riesgo es nuestro elemento de trabajo). Normalmente comparo siempre mi destino con mi punto de partida, para encontrar el camino que me lleve de un sitio a otro.

 

La selección española de fútbol sala lleva años siendo una de las mejores selecciones del mundo y a nivel de clubes competimos de tú a tú con cualquier equipo, llegando a ser incluso “el rival a batir”. ¿Qué necesita el fútbol sala para tener más notoriedad? ¿Dónde hay que poner el foco para conseguirlo? ¿Cómo lo consiguen en otros países?

Valorar es reconocer, estimar o apreciar el valor o mérito de alguien o algo. Por tanto tu pregunta exige el conocimiento de las cosas o el trabajo de las personas.

No sé si será atrevido comentar desde fuera, que falta la palabra nuestro, como proyectos coherentes con la realidad de nuestro deporte, más asociacionismo con objetivos comunes a nuestro deporte del FS (competiciones internacionales para nuestros jóvenes y mujeres, buscar nuevos sponsors y evidentemente denunciar a todos los incompetentes que se creen que siempre tienen razón y alentar a los inteligentes que dudan que lideren sus propuestas de sentido lógico y racional)

Por otro lado, desde mi cómoda posición de crítico, entiendo que definitivamente el sistema pedagógico de nuestro deporte está retrasado, siguen dándose muchos cursillos sobre sistemas de juego, tanto defensivos como ofensivos, cuando lo único válido es el conocimiento profundo del jugador y la forma de sacarle el mayor rendimiento para el equipo.

Sí, sé que me aburren los catedráticos que se limitan a repetir lo que monótonamente se ve en casi todos los partidos así como la lenta progresión de algunos jugadores por culpa de tanto sistema y unas reglas de juego limitantes.

 

Respecto al jugador, después de dirigir y ver miles de jugadores… ¿Qué distingue a un jugador que va a llegar arriba? ¿Cómo es tu trato con ellos? ¿Qué haces para maximizar la influencia del staff sobre los jugadores?

En los deportes colectivos, como el fútbol-sala, se exige mucha capacidad de acción táctica, de integración social y resistencia al estrés. Solo las personas que desarrollen una cierta independencia del entrenador dominaran en definitiva el partido. Pensemos que en el partido, al contrario del entrenamiento, los jugadores dependen de ellos mismos, tienen que observar y planificar con autonomía, para actuar luego con decisión y seguridad.

La personalidad del jugador, con todos los factores de rendimiento relevantes para el juego, es la base de todo rendimiento de equipo. Juego de Equipo = Intención Táctica = Personalidad del Jugador.- Hace tiempo escribí en Twitter que existe tres tipos de jugadores: 1.- Los q no se enteran… (siempre hacen lo mismo) 2.- Los q sí se enteran… (reactivos) 3.- Los q hacen q pasen cosas… (hay pocos).

 

Resumiendo, entiendo desde mi punto de vista que el éxito de los jugadores, de cualquier manera, depende en gran medida de tres factores:

  1. de su capacidad de anticiparse a lo que vaya a ocurrir
  2. de su capacidad de reaccionar ante situaciones imprevistas
  3. desde un punto de vista más estratégico, de su capacidad para conducir la iniciativa durante el partido.

A lo largo de mi vida deportiva, uno va haciendo y deshaciendo amistades. Unas se crean con vocación de “para siempre”. Son las que, desde el momento inicial, donde se vive una etapa de descubrimiento biunívoco, ya percibes que sólo algo muy fuerte las rompería. Con ellos perdura. Otras están hechas para el momento. Son amistades transitorias, flash. Pueden ser muy intensas, pero se saben momentáneas. Ambas son interesantes. Se viven diferentes, pero aportan… (a cuantos jugadores necesitaría agradecerles su aportación y haberme hecho mejor….) Las primeras se pueden permitir el paso del tiempo. Éste no les afecta en lo verdaderamente importante. Todo lo no vivido juntos es como si se recuperara en pocos minutos. Se conecta rápidamente lo que fue con lo que es y se potencia lo que se quiere de nuevo que sea. Las segundas no tienen pasado ni futuro. Nacen para lo que son sólo en ese momento.

He conocido jugadores “con los que hoy ya no queda nada, el presente ya no deja marca de futuro, y donde el pasado siempre será sólo ese instante fotográfico”, compartido. Quedará sólo la esencia momentánea. Otros con los que sí habrá nuevas vivencias, ganas de seguir explorando, conociéndonos, compartiendo. Donde el presente se concentra en lo que todavía está por venir.

El deporte cuando eres entrenador te hace vivir ambos tipos de amistades al unísono. Soy partidario de disfrutar ambos tipos de amistades; ninguna de estas pequeñas o grandes, en sentido temporal, son mejores que las otras.Tan sólo se viven diferentes. Pero ambas se viven.

 

Responder a como maximizo la influencia del staff sobre los jugadores, tiene que ver con empujar, donar y agitar a cada uno de los jugadores de forma individualizada desde el hacer las cosas.

 

Eres una persona muy activa en RRSS, a través de las cuáles compartes tu conocimiento y ayudas en la formación de jugadores, entrenadores y personas en general (blog, Twitter y Facebook)

El poder tener acceso en RRSS con otros entrenadores y poder analizar, evaluar y tomar decisiones con relación a nuevos o diferentes criterios, siempre te hacen mejorar, siempre que cumpla unas premisas:

  • Como medio de formación permanente.
  • Como instrumento para el asesoramiento de los entrenadores.
  • Como medio de investigación, estudio de comportamientos en diferentes contextos del trabajo.
  • Tener una actitud de continua actualización

 

¿Qué es para ti lo más importante en el aprendizaje? ¿Cuáles son tus señas de identidad como formador? ¿A qué valores tuyos te conectan enseñar a los demás? ¿Cuáles han sido tus referentes en este campo?

La misión de un entrenador, en mi opinión, debe descansar sobre 3 grandes pilares:

  1. Maestro de la enseñanza y de la metodología que aplica
  2. Estratega en la preparación y posterior dirección del juego.
  3. Psicólogo en la dirección del grupo humano para lograr su motivación.

El principal objetivo del entrenador, es enseñar al jugador a pensar, a dudar, a desarrollar un pensamiento crítico y a resolver problemas. Por otra parte la misión más difícil que tenemos los entrenadores es enseñar a los jugadores a prescindir de su egoísmo, de salir de su ego para aportar algo al grupo.

La concepción del aprendizaje está en función de que EL JUGADOR SE ACOSTUMBRE DESDE EL PRINCIPIO A ACTUAR DE UNA MANERA PENSADA, OBSERVANDO Y ANALIZANDO LA SITUACIÓN PREVIAMENTE, Y NO DE UNA FORMA MECÁNICA.

 

En FS podemos definir los valores como las propiedades, características y cualidades que poseen nuestros jugadores/as y que son fundamentales a la hora de dirigir la calidad de su conducta. Es decir, que si inculcamos en nuestros jugadores/as determinados valores de calidad lo que ocurrirá es que nos aseguraremos que luego su conducta también sea de la misma calidad. Destacaría para tener una mentalidad competitiva los siguientes valores:

  • HUMILDAD – Entendida como la capacidad del jugador/a para convivir con sus aciertos y dejarse ayudar por sus compañeros.
  • AUTOESTIMA – Entendida como la capacidad del jugador/a para convivir con sus errores.
  • CONFIANZA – Entendida como la capacidad y la sensación del jugador/a de disponer de una solución para cada una de las dificultades y obstáculos a las que se enfrente.
  • MOTIVACIÓN – Entendida como la capacidad del jugador/a de jugar punto a punto y de sentirse movido en la realización eficaz y eficiente de una tarea.
  • CONCENTRACIÓN – Entendida como la capacidad del jugador/a de permanecer en el ahora y concentrado en la ejecución de la tarea que ha planificado llevar a cabo.

La entrega, la disciplina, la dedicación, la generosidad, el compañerismo, entusiasmo, compromiso…

 

¿Cuáles son tus retos ahora? ¿En qué focalizas tu energía? ¿Qué te gustaría conseguir en los próximos años?

Mi formación como entrenador no termina nunca, lo tengo claro y mientras este deporte me apasione, mi proyecto o reto a corto plazo es intentar continuar mejorando mis conocimientos. Intento aclarar que como entrenador fuera o dentro del ámbito de los cursos, debo mejorar y evolucionar formándome en estrategias psicológicas de aprendizaje y gestión de personas. Hoy sabemos que la interacción entre emociones y rendimiento deportivo es clave en la gestión de los jugadores y la competición es el escenario en el cual esta relación se manifiesta de manera más evidente. Aprender herramientas para innovar en la gestión del éxito, de la diversidad, del talento, de la comunicación, del entorno y especialmente de las personas, es necesario.

Deja un comentario

tipos de confianza