Equipo

Equipo

En el siglo XXI, caracterizado por un gran nivel de competitividad laboral y por entornos muy complejos y cambiantes, el concepto equipo se ha revelado como determinante para poder alcanzar resultados extraordinarios. Conseguir que el equipo crea en el proyecto, se desarrolle en el “camino” y disfrute con lo que hace nos acercará a la línea de meta.

 

El mundo del deporte y del management han evolucionado mucho en el siglo XXI, se han vuelto tremendamente competitivos, lo que les ha llevado a una mayor exigencia con respecto a los resultados que hay que obtener. Hoy día, cualquier empresa o club deportivo de élite dispone de potentes herramientas tecnológicas, información en tiempo real, especialistas en varios campos… y, esto no ha cambiado, de un grupo humano.

La tecnología, la mano de obra cualificada y la información es necesaria para llegar a resultados extraordinarios, pero no vale con esto ya que nuestra competencia o nuestro equipo rival tiene prácticamente el mismo acceso a todo esto que nosotros. ¿Cómo podemos obtener mejores resultados?

 

El margen de mejora lo tenemos en el grupo humano, en la creación de un equipo, un grupo cohesionado que crea en nuestro proyecto, que crezca en el transcurso del “camino” y esté comprometido con la causa, quiera llegar a la meta. Liderar a este equipo supone convencerle (no obligarle) de que hay que hacer las cosas de ésta u otra manera, permitir el debate/ las diferencias para escuchar y aprender de todos, hacer sentir importante a todas las personas… se trata de que el colectivo mejore los desempeños individuales.

Esta labor, a su vez, está hecha por un equipo. Tendemos a simplificar y a otorgar todo el mérito al responsable máximo de una empresa o de un club deportivo, que lo tiene, pero nos quedamos cortos, ¡se trata de un equipo, liderado por una persona, que dirige a otro equipo! Este líder, confía, delega y trabaja codo con codo con sus ayudantes, directores, responsables.. y además tiene en cuenta lo que opina el equipo (de forma directa o indirecta, depende del tamaño de las estructuras) en áreas donde es especialista y en el establecimiento de objetivos, retando a las personas a que consigan los mejores resultados.

 

En esta forma de hacer es relevante el resultado y la forma de conseguir el resultado, se trata de disfrutar con lo que uno hace y desear crecer, que cuándo se consigue es muy poderoso. La gran mayoría de las personas se sienten realizadas cuando perciben que están haciendo las cosas bien, están aprendiendo y además lo hacen junto a otras personas.

“Cada uno tiene que luchar por ser el mejor, pero sin los demás es imposible” Pep Guardiola.

Deja un comentario

Miedoimanol